¿El principal problema que tienen los animales se debe al maltrato que reciben de los seres humanos? No estamos ante un problema de maltrato. El sufrimiento de los animales no se debe a personas maltratadoras y crueles, más bien se trata de personas normales y ocurre en todos los hogares cada día. Estamos ante un problema de explotación y opresión estructural, sistemática e institucionalizada. Nuestros/as vecinos y vecinas, amigos/as y familiares están provocando la opresión y el asesinato de animales en sus casas cotidianamente.

El verdadero problema que tienen los animales es que son utilizados para fines ajenos, son considerados propiedades, y no son respetados sus intereses básicos (conservar su vida, ser libres, no vivir encarcelados, no ser separados de sus madres, etc). Se trata de esclavitud, opresión y dominación. El maltrato es solo una consecuencia del problema y si queremos cambiar algo, debemos actuar sobre las causas, no sobre sus efectos.

Las medidas denominadas “bienestar animal” encaminadas a reducir el maltrato durante la explotación, en realidad solo se llevan a cabo para tranquilizar la conciencia de las personas. Reducir el maltrato no nos conduce a solucionar el problema de los animales, ni a liberarles de la situación de explotación y dominación a que son sometidos. No nos acerca al objetivo de evitar su asesinato, de ser libres, de no vivir encarcelados, de no ser criados artificialmente para fines ajenos, de no ser considerados simple mercancía, de no ser separados de sus madres, de no sufrir, etc. Más bien nos aleja de dichos objetivos, al aparentar que se está haciendo “algo” por los animales y que no es necesario hacer nada más.

Si pensamos que los animales merecen derechos, entonces los animales deberían ser respetados y la explotación animal debe ser prohibida y abolida. Por el contrario, si pensáramos que los animales no merecen derechos, podríamos maltratarlos, torturarlos y matarlos a todos sin problema, no habría ninguna razón para evitar el maltrato, ni habría ningún motivo para criticar a quienes maltratan perros, gatos, caballos, delfines, etc.

Tampoco tiene lógica actuar contra el maltrato de solamente aquellos animales que a mi me interesan (perros, gatos, caballos, toros…) y asesinar sin contemplaciones a cerdos, gallinas, corderos y vacas porque su explotación me beneficia. Los animales deben ser respetados si son capaces de sentir, no en función del beneficio que nos aportan. Lo contrario es injusticia, es opresión y es dominación.

Reducir el maltrato de los animales para que su tortura sea algo menor, pero sin evitar su cautiverio y asesinato y sin combatir la raíz del problema no evita en modo alguno que los animales dejen de ser explotados ni en el presente ni en el futuro. Solo que la explotación “duela” menos. No se erradica el problema sino que se consigue que sea más “llevadero”, que sea más soportable coexistir con él.

Las reformas contra el maltrato dan legitimidad a la explotación animal, porque si algo está regulado, implica que está legitimado. Regular la explotación tiene como consecuencia perpetuarla. Da la falsa idea a la sociedad de que existe un control por el que los animales “no están tan mal” mientras son llevados uno tras otro al matadero para terminar con sus vidas. Reformar para que haya jaulas más grandes no trae como consecuencia que las jaulas desaparezcan, sino al contrario, tiene como consecuencia que las jaulas duren más tiempo, por la falsa sensación de que los animales están “mejor”.  

La violencia, la crueldad, el sufrimiento, la tortura, el cautiverio y el asesinato, jamás deberían ser legitimados o regulados. Legislar la violencia contra los animales aleja en el tiempo su liberación y echa al traste la concienciación social porque el mensaje que se transmite es “hay leyes de bienestar animal que protegen a los animales”. Regular el maltrato animal es potenciar que se siga viendo a los animales como propiedades para beneficio de los seres humanos y por tanto influenciar a la sociedad para seguir con la tortura y matanza de animales.

 

Fotos cedidas por: Tras los Muros

Leave Your Comment

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>